Era una especie de conclusión inevitable que “One Last Kiss” de Hikaru Utada iba a ser un éxito. Una canción nueva de una indiscutible cantante japonesa de primer nivel, que también es el tema musical de la película Evangelion: 3.0+1.0 Thrice Upon a Time, está destinada a llamar la atención, y la voz melancólica pero reconfortante de Utada lo hace una experiencia auditiva inolvidable.

Pero aún así, es sorprendente ver lo popular que es el video musical “One Last Kiss”, que ha acumulado más de 21 millones de visitas desde su lanzamiento hace tres semanas. Tampoco es un video lujoso y de gran presupuesto con decorados elegantes, disfraces elaborados u hordas de artistas de fondo. El verdadero atractivo es la atmósfera íntima, ya que la cámara muestra a Hikaru Utada en escenas de la vida cotidiana, y las tomas de ella en casa se sienten especialmente personales.

Y resulta que hay una razón para eso, pues resulta que la persona que filmaba algunas de esas escenas en casa no era otra que su hijo de cinco años. La propia Utada reveló la asistencia familiar a través de Twitter: «Me estremece saber que el video que hice que mi hijo grabara en un iPhone de mí en la cama en pijama, y que mi amigo camarógrafo me tomó mientras caminaba por el parque y en un viaje local, ha sido visto más de 20 millones de veces en dos semanas. y está siendo reproducido en monitores en toda la ciudad».

El tono de la publicación de Hikaru Utada es irónico, lo que implica más sorpresa de que algo creado en circunstancias tan casuales ahora haya sido visto por tantos como opuesto a la angustia genuina por la pérdida de privacidad. Sabiendo esto, volver atrás y ver el video de “One Last Kiss” nuevamente muestra un par de secuencias alrededor de la casa que definitivamente parecen haber sido filmadas desde la altura de un niño pequeño, como cuando Utada se coloca una manta encima.

Del mismo modo, los videos relajados y sin vigilancia de ella fuera de casa no solo muestran a un músico profesional de primer nivel, sino también a una persona que pasa tiempo con un amigo personal. Y para los fanáticos de Evangelion, una madre que canta «te amaré más de lo que jamás sabrás» mientras su hijo está parado frente a ella agrega otro elemento emocional, recordando que el protagonista del anime, Shinji Ikari, tiene poco o nada de recuerdos de su propia madre, y cuánto tiempo pasa preguntándose si alguna vez ha sido amado realmente por alguien.

Fuente: Cuenta Oficial de Twitter

©カラー