En diciembre de 2020 publicamos un artículo describiendo que la franquicia de Doraemon estaba siendo acusada de mostrar a niños desnudos dentro de sus episodios, como resultado de que la serie tan longeva haya atravesado no solo generaciones sino también formas de pensar. Así, las personas en Japón están intentando censurar algo que fue emitido en el milenio pasado. Si bien la polémica surgió a través de una petición realizada en Change.org, lo que se pensaba que sería una petición que pasaría desapercibida con el tiempo, aún está alimentando la polémica hoy en día.

Esto fue demostrado luego de un usuario de Twitter identificado como “una mujer trabajadora con dos hijos”, escribiera la siguiente publicación, que rápidamente se volvió viral en Japón: «En Doraemon, Nobita-kun engaña a Shizuka-chan para que se quitara la ropa y el episodio la presentó a ella como una herramienta (Shizuka-chan también se enoja y termina con la escena), además, ella señala que no puede soportar más la situación. “No quiero que mis hijos vean más a Doraemon”, pensé. Al comentarlo con mi esposo, él estuvo de acuerdo, así que les expliqué la situación a los niños y decidimos dejar de ver Doraemon. Hay muchas otras cosas para disfrutar en la televisión».

Cabe mencionar que la petición lanzada en diciembre expresó sus motivos con la siguiente descripción: «El acto de mirar a alguien mientras se baña es un agresión sexual, no un acto del cual sacar elementos cómicos. Es un acto que puede ser profundamente traumático para la mujer victimizada y puede infundirle un miedo de por vida a relacionarse con un hombre o tomar un baño». Esto fue escrito porque la petición no señalaba específicamente todas las escenas de desnudos en la franquicia, sino escenas específicas en donde muestran a las chicas desnudas en el baño.

«Creo firmemente que retratar tal acto como un mero descuido o un recurso cómico en una animación dirigida especialmente a público infantil y con una fuerte influencia, como lo es Doraemon, conducirá a que ignoren el daño sexual», expresó el autor de la petición en su momento. «Incluso si un niño está interesado en la vida y la muerte, no lo indagará matando a alguien. Del mismo modo, si está interesado en la sexualidad, los padres y los medios deben decirles como satisfacer ese interés sin incurrir en un delito. Ya existe contenido como libros ilustrados de educación sexual para niños, por lo que se sugiere que lo aprendan desde allí correctamente», señaló la petición.

Finalmente, quizás podríamos estar aliviados de que en Japón no se han acordado mucho del episodio en donde Doraemon y los niños se ponen una borrachera. Quizás eso los haría perder completamente los estribos, pues el encerramiento por la pandemia aparentemente ha elevado los niveles de sensibilidad de muchas personas hoy en día.

Fuente: Yaraon!