La tasa de natalidad de Japón ha estado disminuyendo desde hace varios años, y el COVID-19 no mejoró la situación en 2020. Es difícil llevar una relación al nivel de “casémonos y formemos una familia juntos” con el actual distanciamiento social, y aunque las parejas que cohabitaban aparentemente ahora tendrían más tiempo para pasar juntas a medida que cambiabas a estilos de vida hogareños, la pandemia de COVID-19 fue un factor importante que contribuyó a otra razón por la que las parejas en Japón a menudo retrasan o deciden no tener hijos.

Japón

Si bien las expectativas de género son un factor muy discutido en la baja tasa de natalidad de Japón, otro concepto clave es el fuerte sentido cultural de Japón respecto a la responsabilidad familiar. Las parejas japonesas tienden a ser muy cautelosas a la hora de formar una familia, a menos que estén completamente seguras de que pueden mantener económicamente a su nueva responsabilidad. Dado que la pandemia tuvo un impacto negativo en los niveles de empleo y de seguridad de ingresos, la tasa de natalidad de Tokio cayó aún más en 2020. Solo se informaron alrededor de 60,000 embarazos entre abril y octubre, lo que representa una caída del 10 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Pero ahora hay un nuevo plan para impulsar los nacimientos en la capital: empezar a pagar a la gente de Tokio para que tenga hijos. Una nueva propuesta otorgaría a las parejas que dan a luz a un bebé en Tokio con 100,000 yenes (cerca de 966 dólares) por hijo recién nacido.

Si se aprueba, la iniciativa tendría una duración de dos años, lo que permitiría a los hogares con embarazos múltiples llevados a término dentro del periodo a recibir la bonificación monetaria una vez más. Sin embargo, los padres no recibiría el montón de dinero en efectivo en el hospital. En cambio, el programa les otorgaría crédito para canjear, a través de un sitio web, por artículos y servicios de cuidado infantil. La cantidad de 100,000 yenes se eligió después de que una investigación mostrara que los costos hospitalarios promedio para tener un bebé en Tokio son 100,000 yenes mayores que en el resto de Japón.

Japón

Sin embargo, es lógico pensar que no solo dar a luz al bebé en Tokio es más caro que en el resto del país nipón, sino también criarlo allí. No pasará mucho tiempo hasta que se agote la subvención de 100,000 yenes, y en realidad es una cantidad bastante miserable en comparación con las necesidades financieras totales del niño, como muchos comentarios en línea se apresuraron a señalar:

  • «100,000 yenes no es suficiente».
  • «No puedo, de ninguna manera, imaginar un escenario en donde alguien diga: “¡Bien! Podemos conseguir 100,000 yenes, así que es seguro tener un bebé”».
  • «Que montón de tacaños. Al menos den 500,000 yenes».
  • «Total tacañería, ¿por qué no les dan un millón de yenes?».
  • «Solo quieren que las personas tengan bebés, pero no les importa su crianza».
  • «Sospecho sobre la forma en que seleccionarán a las empresas en donde se pueda canjear el dinero».

Y eso sin mencionar a todas las parejas que no se sienten cómodas al quedar embarazadas o traer a un bebé al mundo con la situación de salud actual, independientemente del dinero con el que cuenten, por lo que salir adelante de la pandemia como nación debería ser el interés primordial en este momento antes de pensar en otras cosas.

Fuente: TBS News

©  1995-2020, Tokyo Broadcasting System Television.