En un popular foro de comentarios japonés volvió a ponerse a discusión el motivo por el que el hombre de 42 años, Shinji Aoba, perpetró el ataque incendiario en contra de las instalaciones del primer estudio de Kyoto Animation el 18 de julio de 2019. La publicación original hizo referencia a un artículo publicado por The Sankei News el pasado 27 de mayo, día en que Aoba fue oficialmente arrestado después de haber estado en recuperación por las quemaduras que recibió.

Shinji Aoba, de 42 años, aseguró que le habían «robado una novela» durante una entrevista voluntaria antes de su arresto, y declaró que la compañía tenía «intenciones amenazantes» en su contra con motivo de ello. No obstante, por el lado de las declaraciones de Kyoto Animation, la compañía negó completamente estas afirmaciones, y el Departamento de Policía de la Prefectura de Kioto no encontró evidencia en el hogar de Shinji Aoba sobre la supuesta obra (o borradores de la misma, ni físicos ni digitales) que probaran su acusación.

Adicionalmente, Aoba se lamentó por el incidente mencionando que «estaba fuera de sí mismo» y también demostró una actitud conformista con la frase «pues será pena de muerte, supongo». ¿Por qué fue atacado entonces Kyoto Animation? La investigación para aclarar el asunto no ha terminado“.

La pena capital en Japón es legal bajo los cargos de homicidio o traición, normalmente en los casos de asesinatos múltiples en el primer concepto. Las ejecuciones se llevan a cabo a través de la horca y el fusilamiento en una “cámara de la muerte” ubicada en el Centro de Detención. Sin embargo, Aoba tenía antecedentes penales y padecía una enfermedad mental. En 2012, robó una tienda de conveniencia con un cuchillo en la Prefectura de Ibaraki y posteriormente fue encarcelado por tres años y medio. La enfermedad mental de Aoba podría reducir su pena máxima por el ataque de una sentencia de muerte a solo cadena perpetua.

Por otra parte, los estudios publicaron un comunicado en respuesta a la noticia del arresto oficial de Shinji Aoba, quien en julio de 2019 provocó un incendio en el primer edificio de los estudios Kyoto Animation, lo que llevó a la muerte de 36 empleados y lesiones en otros 33, incluyendo a él mismo. En su declaración, Kyoto Animation menciona que las acciones del sospechoso y sus resultados son lo único que importan, y que ninguna explicación o disculpa podrá traer de vuelta a los colegas que perdieron la vida o curarán las heridas físicas y emocionales de los sobrevivientes.

La compañía continuó mencionando que las familias y amigos de los fallecidos y heridos, así como el personal restante del estudio deberán seguir enfrentando una realidad irreversible. Finalmente, el estudio mencionó creer en que las autoridades harán lo correcto y aplicarán las sanciones que ellos consideren pertinentes.

Fuente: Yaraon!

© 京都アニメーション株式会社